Dr. Ralph  Sierra, DC, Pionero en Puerto Rico

Por más de 60 años la Quiropráctica ha influido en la salud de la isla, como una enredadera majestuosa integrándose en la estructura de la sociedad. Desde los inicios de la Quiropráctica en los años cincuenta, la Asociación Quiropráctica de Puerto Rico (AQPR) ha agrupado a la mayoría de sus profesionales.

La historia de servicio de la AQPR al pueblo de Puerto Rico es tan extensa que se podría escribir un libro. Por años doctores en quiropráctica, bajo la sombra de esta organización, han luchado consistentemente por los derechos de sus pacientes, han educado sobre los beneficios de la quiropráctica y han aclarado ideas erróneas sobre la profesión.

Estos logros nunca se hubieran dado de no ser por el Dr. Ralph U. Sierra (1904-1982), visionario y padre de la quiropráctica, quien vio crecer la profesión para ser parte integral de la salud de Puerto Rico.

La Dra. Irma Sierra, DC, hija del Dr. Ralph Sierra, relata el comienzo de la profesión una vez que su padre regresó a la isla después de su graduación en Estados Unidos, convirtiéndose en un doctor proactivo en la comunidad, fomentado la quiropráctica y cabildeando en los foros legales para que se concretara una ley quiropráctica en Puerto Rico.

Durante un cumpleaños donde coincidieron el Dr. Sierra y el Gobernador Luis Muñoz Marín, el Dr. Sierra notó que el Gobernador sufría de torticolis.  El Dr. Sierra aprovechó esa oportunidad para presentarse y explicarle al Gobernador acerca de su profesión y le ofreció ayudarle con su problema de salud a través de un ajuste quiropráctico al cual el Gobernador accedió.  El tratamiento funcionó y una mañana el Dr. Sierra recibió una llamada de la Fortaleza donde el Gobernador decidió firmar la Ley 493 del 15 de mayo de 1952, mejor conocida como la “Ley de Quiroprácticos de Puerto Rico” que regula la profesión quiropráctica en la isla.

Por sus experiencias con otras asociaciones en los Estados Unidos, el Dr. Sierra entendió que era importante a su vez crear una Junta Examinadora de Quiroprácticos y la Asociación de Quiroprácticos de Quiroprácticos de Puerto Rico.  Al igual que sus méritos con la profesión, sus méritos profesionales son impresionantes.  Fue pionero del Biomagnetismo en Puerto Rico y uno de los doctores en quiropráctica de más prestigio en Puerto Rico.  El ídolo del béisbol Roberto Clemente frecuentaba sus tratamientos innovadores.

Como pionero en el campo de la terapia magnética fue orador internacional y en los años 60 y 70 el Dr. Sierra fue invitado a charlas en Estados Unidos, Canadá, México, República Dominicana, Sur América y Egipto.  Implementó el primer laboratorio científico dedicado a la terapia del biomagnetismo donde doctores de otras ramas de la salud estudiaban los efectos fisiológicos de la terapia magnética.